cuidados especificos y cualidades del oro

Consejos y cuidados específicos del oro

Si bien el oro es un material que de manera natural no se estropea ni se corroe gracias a sus excelentes propiedades, con el uso frecuente puede llegar a generarse una acumulación de grasa, jabón y residuos corporales que pueden llegar a deteriorar su aspecto y hacer que no se vean tan bien como deberían.

Para cuidar de forma adecuada de nuestra joyería existen algunas pautas y consejos que debemos tener en cuenta. ¿De qué sirve poseer preciosas piezas de oro si no podemos lucirlas como corresponde? A continuación, compartimos con ustedes una recopilación de nuestras mejores recomendaciones para conservar y cuidar nuestras joyas.

Consejos de conservación para el oro

Como hemos mencionado, el oro es un material extremadamente resistente que no suele deteriorarse fácilmente, pero sí puede mostrar algunos signos de uso frecuente que debemos evitar para que la joya se luzca como debe. Veamos algunos consejos y recomendaciones para el mantenimiento de nuestras alhajas de oro:

  • Lo primero que debemos tener en cuenta es quitarnos siempre la joyería antes de entrar en contacto con el agua. Esto no significa que si las piezas se mojan alguna vez se estropearan por completo, sino que más bien se trata de una medida de prevención ante el deterioro. Al ducharte o incluso al lavar los platos, deja tus alhajas a un costado para mantenerlas intactas.
  • En muchas ocasiones las alhajas de oro se deterioran e incluso se rayan debido a un almacenamiento incorrecto. Es muy importante que guardemos cada pieza de manera individual en una caja especial o sobre de gamuza, donde evitemos cualquier contacto con elementos que pudieran dañarlas.
  • Si las joyas en cuestión tienen algún detalle realizado en piezas preciosas o gemas, a la hora de realizar las limpiezas periódicas debemos asegurarnos de que estos elementos no salgan dañados en el proceso.
  • Si no estamos totalmente seguros de cómo limpiar o mantener nuestras joyas de oro, siempre es recomendable acudir a un profesional que pueda asesorarnos.
  • Las piezas de oro no pueden tener contacto directo con ciertos productos químicos como el cloro.
  • Este, al igual que muchos otros, generan una decoloración permanente del oro que transformará nuestra joya en algo irrecuperable.

Consejos de limpieza para el oro

Habiendo revisado en profundidad algunas recomendaciones para mantener en perfectas condiciones nuestras joyas de oro, pasemos ahora a otro de los procesos importantes: la limpieza. Si bien acudir a un profesional de vez en cuando es prácticamente imprescindible, podemos realizar algunos mantenimientos en casa de forma sencilla y rápida.

  • Lavavajillas y agua tibia. Esta sencilla mezcla es ideal para limpiar superficial y periódicamente nuestras joyas de oro. Coloca el líquido en un recipiente e introduce una pieza a la vez, evita amontonarlas a todas para que no se rayen. Sécalas con un paño seco.
  • Dale brillo. Para pulir nuestras joyas de oro podemos simplemente pasarles un trapo suave de gamuza de forma enérgica, evitando el contacto con cualquier cosa que pudiera llegar a rayar la superficie de la pieza.